Conciertos Proximos conciertos * 24 julio, 2015 22:30

LOS BANIS

Los pegadizos estribillos de Los Banis han ido siempre de barrio en barrio, de feria en feria, de boca en boca….Y de boda en boda gitana, por supuesto. Son una leyenda de la rumba más flamenca, el secreto mejor guardado de los buenos aficionados al género.

Anticipada: 16 € Entradium / Discos Candilejas / / Taquilla: 20€ Apertura de puertas a las 22:30 h +18 años
Comprar entradas

Los-Banis-

Los hermanos Juan y Ramón Cortés son Los Banis. En esa población al norte de Girona, lugar de paso de tantos que iban y venían a trabajar a Francia, echaron raíces sus antepasados, y con ese mismo espíritu fronterizo ellos crecieron cantando juntos, tanto canciones como puro flamenco, por los tablaos de la vecina Costa Brava. Sus voces, de melódico metal, sonaban ya de chiquillos diferentes: empastan como una sola y poseen un eco especial. El mismísimo Camarón quiso contar con ellas en su último disco. El destino lo impidió, pero entonces su carrera no había hecho más que empezar…

La lista de artistas con los que han colaborado sería inacabable: Parrita, Los Chichos, Ketama, Antonio Orozco, Manuel Carrasco, Los Chunguitos, Montse Cortés, etc.

Debutaron en 1990 y su éxito creció a medida que les dejaban cantar sus composiciones y encontrar un sonido propio. Tu baru bay fue en el 2003 la cumbre, hasta ahora…. Porque Los Banis han vuelto y lo han hecho, una vez más, con la producción de A. Cortés Barullo y El Chino. Su hermano pequeño y su sobrino, sí, pero también los productores del disco que recientemente le valió un Grammy al salsero Oscar D’León (y trabajos para figuras como Jon Secada, Dyango o Los Del Río). Con ellos y sin escatimar instrumentistas, entre los estudios Music Lan de Figueres como en los Rodocastle de Miami, se grabaron su último álbum hasta la fecha, “Viento y Arena”.

¿Rumba o flamenco? Las dos cosas y a la vez ninguna en concreto. En todo caso: tangos arrumbaos. Bellas melodías sobre las que, siempre, pueden llevarse las palmas a compás. Letras vividas y soniquete bailable. Sentir gitano en forma de canción. Tan comercial como genuinamente puro.